logob

A MezquitaPazo da Mezquita


Se trata de un extraordinario edificio palaciego que el vecindario conoce por el nombre de “o palacio”. Su fachada, destaca por acoger señales de cantero en la mayoría de sus piedras, lo que se explicaría por el traslado la este lugar procedente de otra edificación, posiblemente una torre medieval propiedad de los caballeros de la Orden del Temple. El edificio fue reconstruido en el año 1480, segundo consta en un epígrafe de su fachada. Fue ampliado con dos alas laterales en los siglos XVII y XVIII, momento en el que se construyó un pórtico ubicado bajo una solana que da acceso a las dependencias de labranza. Este elemento, quizás también obra de Simón de Monasterio, muestra una bóveda de cañón y presenta a ambos lados dos originales ojos de buey de traza mixtilínea.
Llama la atención a presencia de un arco de medio punto decorado con un alfiz, una moldura ricamente decorada que enmarca la parte exterior del arco que cubre la puerta de acceso principal y finaliza en ménsulas ornadas con bolas. El alfiz aparece de nuevo encuadrando una ventana cubierta por un dintel en el que aparece labrada en altorrelieve una piedra armera de los Losada. El intradós aparece también decorado con bolas. Fue propiedad de la familia Cadórniga o duques de Láncara, originaria de la Tierra de Campos, que llegó aquí en 1388 y también de los Losada y Sarmiento.

Marcas de cantero
Durante la Edad Media los canteros grabaron en las piedras que labraban símbolos o marcas abstractas que tenían por objeto identificar al autor de cada uno de los sillares, el fin de cobrar por ellos. Estas piedras no se labraron originalmente para este pazo, sino que fueron traídas de la desaparecida Torre da Pedreira, que fue propiedad de los caballeros de la Orden del Temple.